Si estás de vacaciones en la ciudad del Turia, debes aprovechar para visitar los diferentes espacios de la ciudad, tomar el sol en la Malvarrosa y acabar el día en una de las marisquerías para cenar en Valencia. No dejes de disfrutar de este lugar tan rico en gastronomía y cultura.

Un día redondo en esta ciudad mediterránea sin duda debe acabar en una de las marisquerías para cenar en Valencia. Esto te permitirá recuperar fuerzas después de un día de paseo o de horas de sol en la playa.

En cuanto al turismo, uno de los lugares más emblemáticos de Valencia es la Ciudad de las Artes y las Ciencias. Diseñada por Santiago Calatrava, es uno de los puntos culturales de más interés, en el que podrás descubrir el mayor oceanográfico de Europa, un museo de ciencias o disfrutar del cine y la ópera en un lugar diferente.

En el casco histórico, la Lonja de la Seda es parada obligada, y justo enfrente encontrarás el Mercado Central, un edificio modernista. Ambos contrastan a la perfección, permitiendo disfrutar de dos estilos muy diferentes.

En pleno corazón de la ciudad puedes recorrer el Barrio del Carmen, un lugar donde sus calles reúnen las diferentes culturas que han pasado por la ciudad. En esta zona podrás descubrir restos de las murallas, tanto cristianas como musulmanas.

Visitar el palacio del Marqués de Dos Aguas es otra de las paradas obligadas por su peculiar arquitectura. El museo fallero es también un imprescindible, debido a la relevancia de esta fiesta. Para cerrar el día, sin duda una marisquería es la mejor opción.

No dudes en acercarte a visitarnos al Bar Bolos. Después de un día de disfrutar de la ciudad, termina con una cena en nuestro restaurante. En él, podrás disfrutar de las mejores recetas de la región, así como de pescados y mariscos frescos.