Uno de los productos más apreciados en los restaurantes de mariscos en Valencia es el langostino. Y es que este crustáceo parecido a una gamba grande y que tanto valoran los grandes chefs de la cocina española, es un ingrediente habitual en algunas de las recetas más tradicionales de nuestro país y forma parte de la mesa de las familias en fechas tan especiales como la Navidad.

Muchos de los nutrientes que necesita nuestro organismo los aportan los langostinos. En efecto, se trata de un alimento con un gran contenido proteico, tan importante para nuestro desarrollo y crecimiento, siendo al mismo tiempo bajo en grasas, hidratos de carbono y calorías. El langostino destaca también por sus vitaminas ya que contiene, entre otras, la B3, B9, B12 y E.

En el Bar Bolos nos comentan que otra de las propiedades nutricionales de este crustáceo es la gran cantidad de minerales que contiene. Entre ellos podemos destacar al magnesio que ayuda a reforzar el sistema óseo y equilibra la presión arterial, el selenio por su efecto antioxidante y el hierro cuyo principal valor es que ayuda a prevenir la anemia.

Otra de las ventajas que tiene comer langostino en los restaurantes de mariscos en Valencia es el aporte de ácidos grasos Omega 3, tan importante para la prevención de enfermedades cardiovasculares y la reducción del colesterol. Además, estos ácidos combinados con el magnesio incrementan la fertilidad.

Para terminar, es importante destacar que el consumo de langostino está especialmente recomendado para quienes buscan perder peso debido a que prácticamente no aporta grasas ni hidratos de carbono. Por el otro lado, su alto contenido en sodio hace que quienes tienen presión alta deban consumirlo con moderación.