No deberías dejar pasar un día más sin darte el lujo de una buena comida o cena en nuestro restaurante marisqueria en Valencia.

En Bar Bolos vas a encontrar calidad, cantidad y un trato exquisito. ¿No te parece que te lo mereces?

En la entrada de hoy nos gustaría profundizar un poco en el mundo del maridaje, en este caso del vino blanco. Decirte que los pescados y el vino blanco son una mezcla perfecta. Eso no quiere decirse que no puedas tomar un pescado con vino tinto, pero va depender mucho del tipo que se trate. Para pescados en fritura lo mejor son los blancos elaborados con la variedad palomino, mientras que para pescados con un sabor fuerte, como la lubina, un vino blanco que tenga algo de crianza será la opción más indicada. 

Para el lenguado y el rodaballo se recomienda los blancos frutales y aromáticos y para los guisos de pescado en cazuela de barro lo mejor son los blancos de macabeo, parrellada y xare-lo. Con los mariscos la conjunción también es perfecta. Los crustáceos casan muy bien con los Verdejos o los blancos de Alella. Las ostras con los blancos gallegos y con los vinos espumosos secos. Con el famoso pulpo "a feira" lo mejor es maridarlo con tintos jóvenes con pocos taninos y cierta acidez. Y la langosta muy bien con Chardonnay fermentado en barrica. Recuerda que para las aves no siempre vino blanco es la mejor elección.

De todos modos, no debes preocuparte, en nuestro restaurante marisquería en Valencia te sabremos aconsejar la mejor combinación. No lo dudes y acércate a conocernos.