Si hay algo que no puede faltar en la carta de cualquiera de los restaurantes para cenar en Valencia, incluyendo los que, como es nuestro caso, estamos especializados en arroces y mariscos, es un buen surtido de carnes rojas para preparar a la brasa. Solomillos, chuletones, entrecots… Muchos de nuestros clientes piden platos de carne a la brasa y, pese a lo que muchos piensan, conseguir un plato de carne lleno de sabor sin que pierda un ápice de su jugosidad no es tarea fácil.

Por eso, todos los responsables de las cocinas de los restaurantes para cenar en Valencia nos preocupamos de seleccionar las carnes de vacuno más sabrosas que podemos encontrar en el mercado. Pero no basta con contar con una materia prima excelente, estar entre la élite gastronómica de nuestra ciudad exige también que quien esté al mando de la cocina sea un buen conocedor de su oficio. Un error que se comete con frecuencia, en las barbacoas familiares es el de tener la carne en el frigorífico hasta justo antes de ponerla sobre las brasas. Cuando se cocina a la parrilla la carne debe estar a temperatura ambiente.

Otro error de novatos es el de salar el filete antes de ponerlo sobre la plancha. Haciéndolo así parte de los jugos de la carne afloran a la superficie y se evaporan antes de que el fuego empiece a actuar sobre ella. Si, además, mientras la carne está en la parrilla se le está continuamente dando vuelta de un lado al otro, el filete, cuando lo sirvamos en el plato, estará completamente seco.

En cualquier caso si quieres disfrutar de la mejor carne a la brasa tienes que venir al Bar Bolos.