Seguro que en la mayoría de vuestros hogares el marisco estará presente en los menús que se degustarán en las fechas navideñas. Por este motivo y aprovechando nuestra reputada fama como cocedero de marisco en Valencia, hemos querido inaugurar nuestro blog contándote algunos consejos para que en estas fechas disfrutes del marisco fresco y en perfectas condiciones.

Obviamente, la mejor forma de conservar el marisco es vivo en un acuario, a temperatura controlada y regulando el grado de sal y oxigenación del agua. En nuestro cocedero de marisco en Valencia lo sabemos y disponemos de toda la infraestructura necesaria para la cría de pescados y mariscos que puedes comprar frescos.

Una vez compres el marisco, lo más aconsejable es que lo consumas en el día o al día siguiente de adquirirlo fresco. Si lo vas a comer al día siguiente, en el frigorífico cubierto con un paño húmedo se mantendrá en perfectas condiciones.

Pero todos sabemos que en esta época en la que se cocina en abundancia y para muchas personas, lo más normal es realizar la compra con cierta previsión. De ahí que tengas que recurrir a congelar el marisco. Los mariscos pueden congelarse siempre y cuando se hayan comprado frescos, los congeles en el momento y en cualquier caso los consumas antes del periodo de 1 mes. Algunos de ellos como las langostas, los bueyes de mar, los bogavantes o las nécoras deben ser cocidos antes de meterlos al congelador.

Cuando vayamos a consumirlo, es importante descongelarlo adecuadamente. Sacarlo 24 horas antes para que descongele en la nevera o al baño maría con agua fría son los dos métodos más adecuados para que el marisco se descongele de manera progresiva sin romper la cadena del frío.

En el restaurante marisquería Bar Bolos somos uno de los restaurantes de referencia en Valencia ofreciendo pescados y mariscos de primera calidad que nosotros mismos criamos así como arroces y carnes típicas de nuestra tierra.